domingo, 28 de junio de 2015

Iniciativa 52 Ideas... [26º Semana]

Buenas blogger@s!!

Perdón por la tardanza hoy la entrada la subo un poco más tarde y es que ayer sábado no tuve tiempo

El tema del reto de esta semana era hablar sobre una costumbre japonesa que nos gustase hacer, la verdad que es difícil elegir por que me gustaría hacer todo lo que este relacionado con Japón, es un país con una bella cultura que tiene festividades muy bonitas.



Lo primero que pensé fue en los cerezos en flor o lo que es lo mismo el hanami; miles de japoneses se tumban en los parques bebiendo con los amigos viendo los cerezos en flor caer, me parece una escena preciosa que debe de dar mucha calma y paz. Sin duda querría estar allí para verlo



Otra festividad que también es muy conocida es el tanabata (festividad de la estrellas), aunque pocos conocen la historia, todos sabemos que en el tanabata se escriben deseos en unas tiras de papel llamados tanzaku y estos se cuelgan en ramas de bambú. Se suele celebrar el día 7 de julio por la leyenda que ahora pasa a contaros wikipedia

Orihime (la Princesa Tejedora) era la hija de Tentei (el Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas del río Amanogawa (la Vía Láctea). A su padre le encantaban sus telas, y ella trabajaba duramente día tras día para tenerlas listas, pero a causa de su trabajo la princesa no podía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual entristecía enormemente a la princesa. Preocupado por su hija, su padre concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (también conocido como Kengyuu), un pastor que vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron se enamoraron al instante y, poco después, se casaron. Sin embargo, una vez casados Orihime, comenzó a descuidar sus tareas y dejó de tejer para su padre, al tiempo que Hikoboshi prestaba cada vez menos atención a su ganado, el cual terminó desperdigandose por el Cielo. Furioso, el Rey Celestial separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime, desesperada por la pérdida de su marido, pidió a su padre el poder verse una vez más. Su padre, conmovido por sus lágrimas, accedió a que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, a condición de que Orihime hubiera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudieran cruzar el río. Ambos amantes se reunieron finalmente y las urracas prometieron venir todos los años siempre y cuando no lloviera. Cuando se da esa circunstancia, los amantes tienen que esperar para reunirse hasta el año siguiente.

Y hasta aquí el reto de la semana, el siguiente es:



¡¡AGRADECER ALGO A ALGUIEN!!

6 comentarios:

  1. Son precisamente las dos festividades que se me habían venido a la mente cuando he visto el reto, tienen que ser geniales. Quizá también me gustaría ir a algún festival de verano o incluso la fiesta de las princesas. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El festival de verano también lo pensé por que eso de ponerse yukata debe estar guay *^*

      Eliminar
  2. Hola!!


    yo tbm amo los cerezos!! como quisiera ir a verlos :D

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Si, es algo que no hacemos mucho y es un bonito gesto

      Eliminar

Serán ELIMINADOS TODOS los comentarios que:

- No tengan NADA que ver con la entrada.
- Haga SPAM.
- Donde haya Insultos y faltas de respeto.
- Ni acepto ningún tipo de SPOILERS.

Ya no hay AVISO a la persona que lo realice.

Gracias a todos los que dedican su tiempo en leer mis entradas y comentarme, encantada los contestare con la mayor brevedad posible :)